Tw fb inst correo linkedIn

Cairo 2050

La ciudad de El Cairo, su área metropolitana, posee en la actualidad 17 millones de habitantes y se prevee para el año 2050...

Cairo 2050


La ciudad de El Cairo, su área metropolitana, posee en la actualidad 17 millones de habitantes y se prevee para el año 2050 una población de 30 millones.


Egipto es uno de los países con mayor tasa de natalidad en el mundo y ello produce un crecimiento de la población muy grande, lo que en el año 2017 representó un crecimiento solo de la ciudad de El Cairo de 500 mil personas, el mayor crecimiento experimentado por una ciudad en el mundo. Esto ha generado numerosos problemas, sobre todo relacionados al tránsito, desarrollo informal y contaminación.


El crecimiento del área urbana es no planificado generando un sprawl que avanza sobre las zonas rurales, restando tierras a la agricultura, en un país donde las tierras cultivables no son abundantes. Se estima que el 40% de los asentamientos de la periferia de El Cairo son ilegales.


Esta situación ha dado a la planificación de El Cairo 2050, donde se busca lograr una ciudad competitiva, desarrollada en forma sustentable, mejorando las condiciones de vida y logrando los siguientes objetivos:


mejor gobernanza
Mejorar las condiciones del hábitat y vivienda
Incrementar las áreas verdes
Mejorar el transporte y la red vial
Mejorar la provisión de agua.

El proyecto Cairo 2050, preveé redistribuir los residentes de barrios informales en ciudades satélites asentadas sobre áreas ganadas al desierto, con diseño y servicios modernos, como parques, hoteles de lujo, centros turísticos torres de oficinas, amplios boulevards, etc.


El proyecto ha sido criticado por intentar replicar proyectos de ciudades muy diferentes como Sydney, París, Abu Dhabi y Singapore, entre otras. “La visión de una ciudad super moderna, con altamente tecnológica, verde y conectada, puede no tener que ver con la realidad de El Cairo, sino con el deseo de parecerse a otras ciudades” comentan algunos analistas.


“Tal vez el deseo de convertir a El Cairo en una ciudad moderna y global puede ser un problema más que una solución”, afirma Nada Tarbush, basado en que la informalidad de crecimiento que ha experimentado la ciudad le ha permitido mantenerse competitiva y si bien las condiciones de vida no son las óptimas, los barrios informales proveen vivienda económica, con servicios públicos relativamente buenos.


A veces, la modernidad, afirma el mismo autor, cuando es resultado de la copia de modelos abstractos y divorciados de la realidad, puede no producir los resultados esperados, sino agravar los problemas actuales.